Saltar al contenido

Cirugía de vesícula

La cirugía de vesícula es aquella en la cual se extirpa tanto la vesícula biliar como los cálculos biliares, mediante algunas incisiones en el abdomen. Para que el cirujano pueda realizar su trabajo eficazmente, el abdomen del paciente se inflará con aire o dióxido de carbono.

Cirugía de vesícula

Características de la cirugía de vesícula

De acuerdo a los especialistas de MedlinePlus, la cirugía de vesícula consiste en un proceso de extirpación que comienza con una incisión en la zona abdominal.

El médico a cargo realiza un corte longitudinal que puede ser de 12.5 a 17.5 cm. Específicamente, en la zona superior derecha y justo debajo del último par de costillas.

Este es el lugar que le permitirá observar la vesícula biliar y así separarla del resto de órganos blandos. Después del corte de los vasos sanguíneos y del conducto biliar se realiza la extracción.

Luego, el órgano se levanta con gran suavidad para continuar con la extirpación. Todo el proceso de una cirugía de vesícula puede tardar alrededor de 1 hora.

¿Por qué se realiza una colangiografía?

Con el fin de mejorar el procedimiento, es posible practicar una colangiografía. Se inyecta tinte en el ducto colédoco para, a través de una radiografía, encontrar cálculos en las zonas exteriores de la vesícula.

De resultar positivo, el médico realizará la debida extracción con un instrumento especializado.

Razones para realizar una cirugía vesicular

Existen diferentes motivos por las que es necesario realizar un procedimiento de estas características. Los más comunes son:

  • Dolor por cálculos en el área.
  • Mal funcionamiento general del órgano.

Síntomas y afecciones causadas por fallas biliares

Detectar que existen problemas con este órgano en particular es posible si el paciente presenta los siguientes síntomas:

  • Indigestión.
  • Hinchazón.
  • Gases.
  • Acidez.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor después de comidas (dolor epigástrico).
  • Molestias abdominales a nivel medio o superior derecho.

Métodos de extracción de la vesícula biliar

La cirugía abierta es la forma tradicional de extracción de la vesícula biliar. La misma responde a ciertos elementos necesarios que hacen obligatoria su ejecución.

Por ejemplo, si se empieza realizando un proceso laparoscópico pero el paciente empieza a sangrar, entonces es necesario empezar un procedimiento de cirugía abierta.

Otros escenarios para una extracción abierta de vesícula biliar son:

  • Obesidad,
  • Pancreatitis,
  • Embarazo en tercer trimestre,
  • Problemas hepáticos e historial de cirugías en la misma área.

Por otro lado, existen procesos innovadores en cuanto a la extracción de vesícula, el más conocido es la colecistectomía laparoscópica.

Riesgos durante una cirugía abierta de vesícula

Todo procedimiento elementos de riesgo a considerar:

  • Reacciones a la anestesia.
  • Problemas del sistema respiratorio.
  • Formulación de coágulos sanguíneos.
  • Exposición a infecciones.
  • Deterioro a los vasos sanguíneos hepáticos.
  • Lesiones del conducto biliar o del sistema intestinal.
  • Posibilidad de pancreatitis.

Características de la colecistectomía laparoscópica

A grandes rasgos, el procedimiento es el mismo que en la cirugía de vesícula.

La diferencia radica en que es un proceso que emplea un laparoscopio, tubo delgado que integra un sistema de extracción y visualización.

Este instrumento posee un tubo delgado con luz integrada. De esta manera podrá ver en el interior de la zona abdominal, luego de realizar una mínima incisión.

En total son 3 o 4 cortes pequeños que se realizan. Uno para visualizar con el laparoscopio y el resto para los instrumentos con los que cortará y extraerá la vesícula biliar.

Luego de ingresar al área, bombeará gas en el abdomen para abrirse paso, y trabajar con mayor comodidad. Luego de la extracción, se procede a la remoción de todo el equipo.

¿La colecistectomía laparoscópica requiere de colangiografía?

Sí. Tal como la cirugía vesicular abierta, es posible realizar la inyección en el conducto colédoco para detectar cálculos alrededor del órgano.

El equipo laparoscópico también integra un instrumento especializado en caso de encontrar algún cuerpo extraño, y facilitar su extracción tal como el órgano principal.

¿Cuándo se puede hacer una colecistectomía laparoscópica?

Es posible realizar una colecistectomía laparoscópica de vesícula si:

  • Se sufre de indigestión, distención, acidez estomacal y gases.
  • Molestias en la zona superior derecha luego de cada comida.
  • Náuseas y vómitos constantes y sin razón aparente.

Además, la colecistectomía laparoscópica tiene importantes ventajas en comparación a la cirugía de vesícula:

  • Menores problemas durante el procedimiento.
  • Recuperación mucho más eficiente.

Riesgos de la colecistectomía laparoscópica

El hecho de tener ventajas considerables no exonera a la colecistectomía laparoscópica de ciertos riesgos tales como:

  • reacciones a la anestesia,
  • infecciones,
  • problemas respiratorios o lesiones al conducto colédoco.

Pre y postoperatorio de la cirugía de vesícula

Antes de realizarte una cirugía de extracción de vesícula es fundamental realizarte una serie de exámenes, junto a una inspección radiográfica, y una completa valoración médica.

Entre los exámenes se encuentran el conteo sanguíneo, de electrólitos, pruebas de función renal y hepática. Además, también es necesario realizar una electrocardiografía y radiografías de la vesícula biliar.

Sobre la evaluación médica es importante que los pacientes informen sobre un posible estado de embarazo, así como los fármacos sin prescripción que estén tomando.

La semana antes de la cirugía

Mientras se acerca el día de la cirugía, es importante que:

  • Dejes la toma de medicamentos como ácido acetilsalicílico, ibuprofeno, vitamina E, por riesgo a hemorragias.
  • Prepares el lugar de recuperación, facilitando la movilización para no incurrir en esfuerzos tras el procedimiento.

Rutina a seguir el día de la cirugía biliar

Tu médico deberá explicarte el correcto proceder una vez llegado el día de la cirugía de vesícula.

Por ejemplo, es importante abstenerse de líquidos y alimentos durante un tiempo específico.

De igual manera, el especialista te recomendará tomar ciertos medicamentos con ayuda de un mínimo sorbo de agua. Esto disminuirá cualquier clase de riesgo.

Postoperatorio de una cirugía abierta de extracción biliar

Luego de la extracción de la vesícula biliar es posible que debas permanecer bajo observación durante 3 a 5 días. Sobre todo, en caso de que seas sometido a una extracción abierta.

Además, en ese espacio de tiempo tendrás ayuda de parte de un dispositivo llamado espirómetro, el cual favorecerá la función del sistema respiratorio, y evitará el riesgo de afecciones como pulmonía.

Si deseas sentarse en la cama, pararte, caminar o asearte, deberás contar con asistencia del personal de enfermería.

Tu nivel de hidratación se cuidará vía intravenosa. Poco a poco empezarás a retomar líquidos y alimentos.

Para colaborar en la circulación sanguínea mientras estés en cama, será necesario que utilices medias de compresión. Además, eliminarán la posibilidad de que se formen coágulos sanguíneos.

Recuperación de una colecistectomía laparoscópica

operación de vesícula

Una colecistectomía laparoscópica tiene ciertas diferencias positivas en comparación a la extracción abierta de la vesícula. Por eso es una de las técnicas más utilizadas.

Además de que permite una sustracción del órgano más eficiente (con una incisión de tamaño menor que la modalidad tradicional), la recuperación resulta más óptima.

La observación hospitalaria de un paciente sometido a una cirugía biliar por laparoscopia es de 1 día.

Hay casos en los que el regreso a casa coincide con el día mismo del procedimiento.

Una vez en su residencia, el tiempo de espera para realizar cualquier actividad se reduce de 5 a 7 días tras la intervención, en lugar de esperar hasta 8 semanas tras un proceso de extracción abierta.

Dieta tras una cirugía de vesícula

Si bien al primer momento es necesario que tu hidratación sea vía intravenosa, con el transcurrir de la recuperación será posible empezar por una dieta líquida.

Purés de verduras o frutas son los elementos ideales porque permiten una mínima movilización, favoreciendo la cicatrización adecuada de la herida. Por otro lado, es importante mantener una alimentación baja en grasas.

Es de cuidado tener en cuenta que la recuperación de cirugía de vesícula biliar nada tiene que ver con la pérdida de peso aguda.

Si empieza un cuadro de adelgazamiento inesperado, es necesario informarle al médico cuanto antes.

Pronóstico tras la cirugía de vesícula biliar

En caso de que no ocurriera ningún tipo de incidente, el pronóstico tras la cirugía de vesícula biliar será el de recuperación rápida y mejoría del estado de salud general.

Ahora bien, si ocurrió algo fuera de lo esperado, cabe la posibilidad de que pueda prolongarse la estadía de hospitalización, contando con la constante atención tanto del personal médico como del equipo de enfermería.

0/5 (0 Reviews)