Saltar al contenido

Cirugía de várices

La cirugía de varices consiste en un procedimiento quirúrgico para extirpar las venas varicosas de las piernas. Por lo general demora entre una hora y una hora y media.

¿Qué son las varices?

Conoce los detalles de la cirugía de várices

También conocidas como venas varicosas, son venas que se pueden ver bajo el tejido de la piel y que se encuentran dilatadas, retorcidas o hinchadas de acuerdo con MedlinePlus.

En la mayoría de los casos aparecen en las piernas, aunque también es posible que se formen en otros lugares del cuerpo. Su color es azul o rojo.

Las válvulas de las venas se encargan de mantener la sangre circulando de forma apropiada hacia el corazón.

Sin embargo, estas válvulas se atrofian o desaparecen cuando se forman las varices. Como resultado, la sangre se concentra en las venas, sobre todo cuando las personas permanecen mucho tiempo de pie.

En general, este padecimiento lo sufren más las mujeres que los hombres. Ahora bien, en casos muy graves hay probabilidades de presentar alguno de los siguientes problemas:

  • Hinchazón y dolor en las piernas.
  • Cambios repentinos en la piel.
  • Formación de coágulos sanguíneos.

Varices y factores de riesgo

Los siguientes elementos tienen una influencia considerable en el desarrollo de las venas varicosas:

  • Antecedentes familiares.
  • Permanecer mucho tiempo de pie o sentado.
  • Obesidad.
  • Embarazo.
  • Cambios hormonales provocados por la pubertad, el embarazo y la menopausia; o por el consumo de píldoras anticonceptivas.
  • Vejez.

¿Cuáles son las causas para una cirugía de varices?

Este procedimiento puede necesitarse debido a una de las siguientes razones:

  • Varices que producen problemas circulatorios.
  • Mucho dolor y pesadez en la pierna.
  • Venas muy hinchadas.
  • Coágulos sanguíneos.
  • Para tratar úlceras provocadas por la excesiva presión en las piernas.
  • Mejoras estéticas.
  • Varices que sean imposibles de tratar con otros procedimientos podernos.

Sin embargo, esta intervención es obligatoria en los siguientes casos:

  • Varicotrombosis: ocurre cuando el flujo sanguíneo normal se interrumpe debido a la presencia de un coágulo en las piernas.
  • Flebitis: se trata de la versión más grave de la varitrombosis, en la cual las venas se inflaman por la presencia de trombos y coágulos.
  • Hemorragias: las condiciones anteriores incrementan las posibilidades de que se produzcan hemorragias, debido al rompimiento de las venas por efectos de la inflamación y la dilatación.
  • Úlceras venosas: una llaga en la pierna que puede desarrollar otras complicaciones.
  • Trastornos cutáneos y pigmentaciones: conocido como uno de los síntomas más frecuentes. Ocasiona picores y promueve la aparición de las úlceras.

Ahora bien, la cirugía de varices es una operación que se efectúa cada vez con menor frecuencia.

¿A qué se debe esto? Pues, existen nuevos procedimientos para tratar estas venas sin que sea necesario aplicar anestesia general, evitando así que el paciente deba permanecer hospitalizado durante todo un día.

Estas intervenciones producen menos molestias, ofrecen excelentes resultados y reducen el tiempo de recuperación.

Posibles riesgos

Todo procedimiento quirúrgico implica ciertos riesgos y la operación de las venas varicosas no es la excepción.

En la anestesia y la cirugía existe la posibilidad de sufrir las siguientes complicaciones:

  • Reacciones del cuerpo inesperadas a los medicamentos.
  • Desarrollo de infecciones.
  • Sangrados y coágulos.
  • Inconvenientes respiratorios.

Por otro lado, en lo que se refiere a la extracción de las varices, hay probabilidad de:

  • Que se produzca un daño al tejido nervioso.
  • Hematomas.
  • Que la variz vuelva a formarse después de cierto tiempo.

No obstante, dependiendo del paciente pudieran o no presentarse otras situaciones. Por eso es necesario un buen estudio de la historia clínica por parte del especialista.

Descripción de la cirugía de varices

Como mencionamos en líneas anteriores, esta intervención tiene una duración promedio de máximo una hora y media.

Dependiendo del paciente se aplica anestesia general (dormido por completo, no siente dolor) o anestesia raquídea (solo insensibiliza la zona inferior del cuerpo).

El procedimiento requiere de dos o tres incisiones pequeñas en la pierna, los cuales se realizarán muy cerca de la zona inferior, media y superior de la variz. También se cortará en la zona más baja, en el tobillo o la pantorrilla.

Seguidamente, el cirujano introducirá un cable flexible hecho de plástico a través de la ingle hasta llegar a la vena. A continuación, lo llevará hasta el corte más inferior, que se encuentra en la pantorrilla o en el tobillo.

Este cable debe atarse a la vena, para después halarse desde la zona inferior. De esa forma se extraerá la variz. Si el paciente posee otras venas deterioradas muy cerca de la superficie, también se pueden realizar pequeños cortes para retirarlas o ligarlas.

Finalmente, se suturarán las incisiones y el paciente deberá utilizar durante un tiempo determinado vendaje y medias de compresión.

¿Qué esperar de una cirugía de venas varicosas?

tratamiento para varices

Este procedimiento quirúrgico mejora la calidad de vida del paciente, ya que disminuye el dolor y cambia la apariencia de la pierna.

No obstante, es posible que la pierna presente alguna hinchazón. Por otro lado, es muy importante saber que solo en muy raras ocasiones deja alguna cicatriz.

Ahora bien, los pacientes deben utilizar las medias de descanso recomendadas por los especialistas para que la recuperación sea adecuada.

Por otro lado, las piernas tienen que permanecer envueltas en los vendajes para regular la inflamación y el sangrado durante 3 o 5 días continuos.

Consideraciones previas a la cirugía

Antes de cualquier procedimiento el especialista necesita estar enterado de la siguiente información:

  • Si la paciente se encuentra embarazada.
  • Los medicamentos que esté tomando, incluso aquellos suplementos que se hayan comprado sin una receta médica.
  • Si se ha bebido más de 2 tragos de licor al día.
  • Al paciente se le puede solicitar que unos días antes de la cirugía detenga el consumo de medicamentos que dificulten la coagulación adecuada de la sangre. Por ejemplo: ibuprofeno, ácido acetilsalicílico, naproxeno y anticoagulantes.
  • Es posible que el día de la operación se le pida al paciente que no coma ni beba nada durante las 8 horas previas al procedimiento.

Recomendaciones posteriores a la cirugía

Debido a que la anestesia influye en la coordinación y las habilidades físicas de los pacientes, durante las siguientes 24 horas no se recomienda ingerir bebidas alcohólicas, firmar documentos legales, ni operar maquinaria pesada.

De igual modo, es imprescindible evitar lo siguiente:

  • Hacer ejercicio y levantar objetos muy pesados durante un tiempo.
  • Mantenerse de pie en una sola posición en las primeras semanas postoperatorias.
  • Dejar los pies abajo cuando esté sentado. En esta posición debe mantenerlos en alto, así se reducirá la presión en las heridas y se prevendrán las hinchazones.
0/5 (0 Reviews)