Saltar al contenido

Cirugía de próstata

Se realiza para tratar casos de agrandamiento de este órgano masculino que impide la expulsión correcta de la orina. Durante la cirugía de próstata se elimina parte de la glándula prostática con el fin de mejorar el flujo de la orina.

El agrandamiento de la próstata ocurre a casi todos los hombres con el envejecimiento.

Pero existen otros procesos físicos que también influyen en el aumento, tales como alteraciones en las células de los testículos o niveles elevados de testosterona.

Estas patologías pueden corregirse con tratamientos orales, pero cuando no se obtienen los resultados esperados, se recurre a la cirugía de próstata.

Se trata de una intervención sencilla. La dificultad de la operación dependerá del estado, tamaño de la próstata y la razón que la hizo agrandarse.

cirugía de próstata

Cuándo se debe practicar una cirugía de próstata

Los casos en los que debes optar por realizarte una cirugía de próstata son los siguientes:

Si hay síntomas que no responden a tratamientos orales

Hay ocasiones donde las molestias causadas por una próstata agrandada pueden  tratarse con tratamientos orales.

No obstante, si el cuerpo no responde es recomendable hacer la cirugía.

Cuando persisten y aumentan las complicaciones

Si aumenta la retención urinaria, persisten molestias para orinar, las infecciones se vuelven recurrentes, hay sangrado y piedras en la vejiga, es momento de hacer la cirugía.

Alteración de la vida sexual

Cuando se presentan problemas como disfunción eréctil debido al agrandamiento de la próstata, eres candidato para una cirugía.

Tras la intervención tu vida sexual mejorará en gran medida.

Si se detecta cáncer

Tratamiento del cáncer de próstataSi después de todas las evaluaciones médicas se detecta presencia de cáncer, es necesario realizar la operación lo más pronto posible para evitar complicaciones mayores.

Otros síntomas de alerta en caso de cáncer:

  • Presencia de sangre en el líquido seminal.
  • Ardor al orinar.
  • Molestias o dolor cuando te sientas.
  • Fatiga.
  • Modificación de los hábitos intestinales.
  • Acumulación de líquidos en el cuerpo.
  • Dolor de espalda y muslos.

Cirugía de próstata, procedimientos más comunes

Los procedimientos que se practican para corregir problemas con la próstata comprenden un tiempo mínimo de 30 minutos y un máximo de 1 hora.

En todos se aplica anestesia general. Así que estás completamente dormido y no sientes dolor o molestia alguna.

Procedimientos para tratar una próstata agrandada

Intervención láser

Esta técnica destruye el tejido de la próstata que tapa el orificio de la uretra.

Es el método más utilizado porque no produce dolor tras la cirugía. La duración del procedimiento es de una hora aproximadamente.

Ablación transuretral

Se pasan agujas calientes a través de la próstata para corregir el problema.

Termoterapia transuretral por microondas

Mediante pulsos de microondas de se libera calor para eliminar el tejido prostático.

Resección transuretral

Gracias a una pequeña abertura en la parte baja abdominal y se extirpan los tejidos prostáticos afectados.

Esto es lo que debes hacer antes de la cirugía de próstata

Tu médico indicará una serie de evaluaciones físicas con las que debes cumplir. En esta etapa es probable que requieras de varias visitas al doctor.

Antes de la cirugía es importante detectar las enfermedades que podrían elevar el riesgo durante la operación. Entre ellas:

  • problemas cardíacos,
  • diabetes,
  • hipertensión.

También debes realizarte exámenes para verificar el estado de la vejiga. El médico determinará si está funcionando con normalidad.

Resulta fundamental señalar a tu doctor si tomas algún medicamento con frecuencia o cumples otros tratamientos.

Pregunta al especialista qué medicinas consumir antes y después de la operación.

Antes de la cirugía de próstata es momento de hacer a un lado ciertos hábitos como fumar y tomar bebidas alcohólicas. Tu doctor indicará fechas para dejarlos y retomarlos.

Es importante aclarar todas las dudas que puedas tener antes de la cirugía. Pregunta a tu médico sobre riesgos y expectativas después de la operación.

Beneficios de la cirugía de próstata

Orinar con normalidad

Tras la cirugía de próstata podrás sentir una diferencia positiva al momento de orinar.

¿Por qué? Almacenas una menor cantidad de líquido en la vejiga después de cada micción.

Sueño placentero

Por lo general, después de la cirugía dormirás mucho mejor, ya que no tendrás que levantarte en reiteradas ocasiones durante la noche debido a la necesidad de orinar.

Vida sexual óptima

Uno de los problemas que se derivan de una próstata agrandada es la disfunción eréctil.

Tras haberte operado este problema disminuirá o desaparecerá. Por lo que tu vida sexual será mucho más placentera y saludable.

Disminuyen las infecciones

También se reducirán infecciones que antes eran causadas por el agrandamiento de la próstata.

Todos estos aspectos son positivos e influyen en gran medida en aumentar tu calidad de vida.

Sin duda, recurrir a este tipo de cirugías te dará tranquilidad y elevará tu autoestima.

Riesgos de la cirugía de próstata

Los riesgos originados por una cirugía pueden variar según el tamaño de la próstata y la complejidad del caso de cada paciente.

Entre los riesgos más frecuentes están:

Molestia para orinar temporal

Después la cirugía quizá puedas experimentar una pequeña molestia al ir al baño. Esto es normal y desaparecerá en varios días.

Infección ocasionada por la sonda

cirugía prostáticaLa sonda que tendrás tras la operación puede causar una infección si la dejas un tiempo muy prolongado.

Como puedes ver los riesgos o consecuencias negativas son mínimos.

Sin embargo, recuerda que cualquier procedimiento quirúrgico conlleva sus peligros.

Entre los peligros más comunes tras cualquier tipo de cirugía figuran:

  • Pérdida de sangre.
  • Riesgos respiratorios.
  • Formación de coágulos de sangre en las piernas que pueden viajar a los pulmones.
  • Problemas cardíacos.
  • Posible reacción negativa a algunos medicamentos administrados durante la operación.

Cuidados tras la cirugía de próstata

Independientemente del procedimiento quirúrgico que se use el paciente puede irse a casa el mismo día.

Deberás usar sonda vesical para drenar la orina. Puede retirarse unas horas o días después de la operación según indique el médico.

Se recomienda descansar durante los primeros cinco días.

Cada caso es especial, pero generalmente el reposo no se alarga a más de una semana.

Es importante que en los días posteriores a la operación evites realizar tareas extenuantes que requieran cargar peso.

Deberás dejar de conducir tu auto por lo menos dos semanas o hasta que el médico lo señale.

Además, el doctor indicará algunos ejercicios que ayudan en tu recuperación. En este sentido, es importante que aclares cuál es la intensidad apropiada para cada uno.

¿Hay alguna dieta especial tras la cirugía de próstata?

Toma abundante agua

Es ideal que tengas un consumo elevado de agua. Esto promueve el drenaje de los líquidos acumulados en la vejiga.

Adiós bebidas perjudiciales

Evita bebidas fuertes como el café, el alcohol y las gaseosas. Este tipo de líquidos acumula gases en tu organismo y puedes sentir molestias.

Dieta balanceada

Respecto a la alimentación es recomendable que lleves una dieta balanceada incluyendo comidas ricas en fibra, frutas y vegetales.

El consumo de fibra es esencial porque ayuda al buen tránsito intestinal y después de operarte no debes hacer fuerza para evacuar. El esfuerzo en exceso no es bueno para la cicatrización.

En caso de que no sea suficiente con la fibra presente en los alimentos, puedes recurrir a un ablandador de heces.

Consulta con tu doctor cuál ablandador o suplemento a base fibra puedes usar para prevenir el estreñimiento.

¿Es posible evitar la cirugía de próstata?

Esta es una pregunta muy frecuente en la mayoría de los hombres que sufren de la próstata, pero la respuesta varía dependiendo del caso.

Usualmente, sentimos temor a todo procedimiento que involucre una visita al quirófano y es aquí donde preferimos recurrir a otra alternativa.

Podrás evitar la cirugía de próstata dependiendo de la gravedad del caso en particular.

Para ello, los resultados de los exámenes serán determinantes.

En ocasiones los especialistas aplican tratamientos que no requieren de una cirugía. En estos casos los médicos administran medicinas específicas.

Estos medicamentos, suelen llamarse bloqueadores alfa. Tienen como principal función relajar los músculos de la vejiga. De esta forma, se incrementa la capacidad para orinar.

Pero los medicamentos pueden incluso bloquear la testosterona y en consecuencia se reduce el tamaño de la próstata.

Es importante que consideres los factores negativos de esta alternativa no invasiva: los resultados podrían tardar hasta seis meses en aparecer.

Contempla la posibilidad de una cirugía adicional

La mayoría de las cirugías de próstata son exitosas porque los síntomas y molestias anteriores mejoran o desaparecen.

Sin embargo, existen casos especiales en los que podrías requerir de una segunda operación si el tejido prostático vuelve a crecer.

De igual forma, será necesaria una nueva cirugía de próstata cuando la primera no cumpla las expectativas y las molestias persisten.

Por otro lado, es importante aclarar que los casos donde se requiere una cirugía adicional no son frecuentes.

Es vital que después de la cirugía de próstata continúes tus revisiones médicas de manera periódica, con el de descartar reincidencias y complicaciones.

0/5 (0 Reviews)