Saltar al contenido

Cirugía de las muelas del juicio

Uno de los procesos quirúrgicos más frecuentados por adolescentes y adultos es la cirugía de las muelas del juicio. Se trata de un procedimiento mediante el cual se extraen las piezas dentales ubicadas en la parte posterior de la cavidad bucal.

muelas del juicio

El problema se presenta cuando las muelas no tienen el espacio suficiente para crecer. Ante esta circunstancia se ubican en una dirección incorrecta, causando movilidad en los otros dientes.

Además, aparecen síntomas como hinchazón, sangrado y daños en la dentadura. Es aquí cuando se vuelve indispensable su extracción mediante cirugía.

¿También estás sufriendo de alguna molesta a causa del crecimiento de estas muelas del juicio y quieres extraerlas? Entonces debes conocer todos los detalles sobre la cirugía de las muelas del juicio.  

¿Qué son exactamente las muelas del juicio?

Como muelas del juicio podemos entender a aquellos terceros molares, y últimos en la cavidad bucal.

Se ubican en los dos extremos del maxilar superior e inferior. Por lo tanto, al final estaríamos hablando de cuatro piezas dentales que reciben el mismo nombre.

Su nombre se relaciona con la edad en la que aparecen. Pues suelen generar molestias alrededor de los 17 y 25 años de edad, cuando el joven tiene suficiente juicio y raciocinio.

Claramente, son los últimos dientes en aparecer por lo que muchas veces no cuentan con el espacio adecuado para desarrollarse correctamente dentro de la boca.

Por ello los especialistas recomiendan hacer una evaluación médica a mediados de esa edad. Su mal crecimiento puede generar consecuencias negativas en el paciente. Entre ellas:

  • Apiñamiento de los dientes,
  • Infecciones en las encías,
  • Dolores e inflamación en toda la cavidad bucal.

Así crecen las muelas del juicio

El problema con las muelas del juicio es que naturalmente crecen de manera incorrecta. Esto sin duda provoca grandes molestias al individuo. Sus formas de crecimiento son:

  • Colocarse en un ángulo contrario al de la muela que se encuentra en la posición anterior, (segundo molar).
  • En un ángulo contrario a la parte posterior de la boca, es decir, lo último de la cavidad bucal.
  • Desarrollarse en un ángulo recto contra el segundo molar, como si estuviera recostada de él.
  • Crecer de forma correcta, pero mantenerse atrapada en el maxilar dentro de la encía de la persona.

Las muelas del juicio y los problemas que ocasionan

Muchos son los problemas que se originan al aparecer en la cavidad bucal alguna o todas las muelas del juicio. Sin embargo, los principales a los que un paciente se puede enfrentar son:

  • Dolor e inflamación en las encías o maxilar.
  • Dada la hinchazón, los alimentos pueden empezar a acumularse detrás de la el bulto generado por la cordal.
  • Infección en las encías o periodontitis.
  • Graves consecuencias en el hueso maxilofacial.
  • Cuando falta el espacio y la muela no logra salir, ese pequeño trozo que sobresale de las encías corre el riesgo de sufrir de serios problemas dentales como las caries.
  • Es posible que la  inflamación de la cavidad bucal detone en una acumulación de líquidos que dé origen a un quiste.

Así afectan la estética dental

Adicionalmente existen otras consecuencias derivadas de las muelas de juicio que perjudican la imagen del paciente.

El apiñamiento de los dientes interfiere en en la rectitud y posicionamiento del resto de las piezas dentales que se encuentran en la cavidad.

Dicho efecto se origina por el poco espacio que poseen las muelas del juicio para hacer erupción. Hecho que termina afectando la apariencia del paciente y dañando su sonrisa perfecta.

Recordemos, además, que esta muela suele erupcionar en plena juventud. Época en la que los pacientes suelen verse más preocupados por su apariencia física.

Normalmente, si no se hace la cirugía a tiempo el individuo suele necesitar un tratamiento de ortodoncia después de la aparición de las cordales.

Quién realiza la cirugía de la muela del juicio

cirugía de las muelas del juicioLa única solución para aliviar las molestias ocasionadas por las muelas del juicio es la cirugía oral.

Se realiza mediante un procedimiento que requiere de anestesia local para limitar la sensibilidad en la zona. Normalmente, esta intervención la hace un odontólogo especializado.

Algunas veces este problema se complica y el paciente requiere de la ayuda de un cirujano maxilofacial.

Un especialista encargado de tratar todas las afecciones relacionadas con la anatomía del rostro, el cráneo y la cabeza. Entre ellos se incluye entonces la cavidad oral y el hueso maxilar donde aparece la muela del juicio.

Este experto se requiere cuando la extracción de la muela se dificulta por la posición en la que se encuentra.

O por los daños que le está ocasionando a otras zonas como el resto de los dientes, el hueso maxilar o la mandíbula.

¿Cómo saber si requieres una cirugía de la muela del juicio?

Estas son algunas de los síntomas que aumentan la gravedad de la situación y, por ende, requieren de una cirugía más compleja como la maxilofacial:

  • Múltiples infecciones en la cavidad bucal.
  • Dolor fuerte en la muela del juicio que está a punto de la salir. Así como también en la encías y en el resto de las piezas dentales que se encuentran en la boca.
  • Presión y fuerte molestia en la raíz del molar que se encuentra antes de la muela del juicio debido a la posición que ocupa.
  • Aparición de quistes en la cavidad bucal por la erupción de alguna de las cuatro cordales.
  • Afección del hueso maxilar.  

Cabe destacar que cuando la cirugía es muy compleja se requiere de anestesia general para evitar cualquier tipo de dolor al paciente.

Normalmente se aplica por vía intravenosa y ayuda a que la persona se mantenga relajada.

Cirugía de la muela del juicio

Se trata de un  procedimiento sencillo de carácter ambulatorio. Esto se debe a que el mismo día el paciente puede regresar a su casa.

No obstante, debe seguir una serie de consejos que el especialista le ofrece para asegurar su correcta recuperación.

Para disminuir el temor que se pueda generar con respecto a esta operación, a continuación te vamos a explicar cómo es el procedimiento:

  • Primero que nada, se realiza un pequeño corte en la encía para que el diente se pueda extraer.
  • El cirujano extrae el hueso cercano a la raíz de la pieza dental.
  • Ahora saca la muela por partes para facilitar su total extracción.
  • Realiza una limpieza en la superficie donde se extrajo la muela.
  • Finalmente cose la herida y se coloca gasas para detener el sangrado.
  • Una vez que finaliza la cirugía el paciente puede regresar a casa.

Riesgos de la intervención

Si la sanación progresiva no es satisfactoria después de la cirugía dental se presenta una infección. Se espera que el dolor desaparezca a los tres días, pero si no es así el coágulo de sangre podría estar infectado debido a las siguientes causas:

  • Restos de comida.
  • Infección por bacterias.
  • Daños en el coágulo.

Lo que trae como consecuencia la descomposición del coágulo, dolor intenso e insoportable y mal aliento. La recomendación en estos casos es contactar al dentista para que supervise el proceso de cicatrización y elimine la infección.

¿Qué hacer después de la cirugía?

Son múltiples las recomendaciones dadas por los especialistas para asegurar la total recuperación del paciente después de una cirugía de este tipo. Entre ellas tenemos las siguientes:

Evita escupir fuertemente

Sin duda alguna, tras una intervención como está el sangrado bucal será inevitable. No obstante, los odontólogos y cirujanos recomiendan que el paciente reemplace las gasas o algodones constantemente.

Al mismo tiempo debe evitar escupir muy fuerte dado que esto puede originar un desplazamiento del coágulo sanguíneo.

Contrarresta el dolor

Los dolores se controlan con el uso de analgésicos, ya sean de uso libre o determinados por el especialista.

Adicionalmente, se recomienda colocar en la zona externa de la cavidad bucal compresas frías que sirvan para disminuir la inflamación.

No realices grandes esfuerzos

Después de la cirugía debes de guardar total reposo para ayudar a sanar la herida. Sin embargo, el día siguiente puedes empezar a hacer tareas sencillas que no incluyen el levantamiento de peso. Así como también debes evitar actividades de gran impacto porque pueden generar coágulos de sangre.

Alimentación blanda o líquida

cirugía de la muela del juicioCon respecto a la alimentación, los especialistas recomiendan el consumo de alimentos blandos al menos por el primer día al salir del procedimiento. Empieza a incluir en tu dieta alimentos semisólidos solo cuando la herida no genere tanta molestia.

También es necesario que evites la comida caliente dado que puede irritar la zona que se encuentra sensible. Y, finalmente, consume mucha agua para mantenerte hidratado.

Limpieza bucal

Claramente debes evitar el uso de cepillos dentales que puedan lastimar la zona. Tampoco puedes hacer el esfuerzo de enjuagar y escupir porque esto es capaz de generar coágulos en la herida.

¡No te preocupes! Estas recomendaciones iniciales son únicamente para las primeras 24 horas. Después debes mantener ciertos cuidados no tan estrictos.

Después puedes  hacer tus limpiezas rutinarias pero teniendo mucho cuidado en la zona afectada. También se recomienda hacer gárgaras con agua salada para ayudar al proceso de cicatrización y desinfectar el área en cuestión.

0/5 (0 Reviews)