Saltar al contenido

Cirugía de juanetes

Se aplica la cirugía de juanetes para corregir la deformidad de los huesos en el dedo gordo del pie, efectuando un corte arriba o al costado de la articulación del dedo para extraer o alinear el tejido blando del hueso.

cirugía de juanete

Juanetes, ¿qué son?

Se trata de la deformación en la articulación base del pulgar o dedo gordo del pie. Se le conoce también como dedo martillo y se forma cuando el pulgar se presiona contra el dedo adyacente.

De esta manera se agranda la articulación del primer dedo y sobresale. Por lo general duele debido al estiramiento de la piel.

El dedo martillo es causado directamente por la formación del Hallux valgus, como se le llama científicamente a los juanetes.

Y puede empeorar considerablemente con el tiempo si no se corrige lo antes posible. Por ello, la forma definitiva de solucionarlo es la cirugía de juanetes.

Causa común del Hallux valgus

Una de las causas más comunes de la formación de juanetes es el calzado. Los zapatos muy ajustados y angostos por lo general tienden a provocar juanetes o empeorar si ya existen.

Por otro lado, también se puede formar como consecuencia de un defecto estructural adquirido genéticamente.

Ya sea de la tensión en el pie, una enfermedad, artritis reumatoide, lesiones en los pies, deformidades congénitas.

Aparecen en el dedo gordo del pie o en el dedo meñique más pequeño, a este se le conoce como juanetillo.

Tipos de juanetes

En su primera etapa de deformidad los juanetes pasan desapercibidos. Esto se debe a que la articulación del dedo todavía permite la flexibilidad.

Por lo que la protuberancia se puede ajustar a todo tipo de calzado que uses. No obstante, esta deformidad irá avanzando hasta que la articulación se vuelva cada vez más rígida y los síntomas se perciban más.

De acuerdo con el tipo de rigidez y su etapa, podemos clasificar los juanetes en tres tipos:

Juanete flexible

En esta etapa se puede apreciar la deformidad del dedo. Es manipulable y existe la probabilidad de corregirse cuando se aplica presión sobre él, estirando el dedo y dejando que vuelva a su posición.

Juanete semirrígido

La flexibilidad del dedo y la deformidad de la articulación se corrige de manera parcial con presión.

Juanete rígido

cirugía de juanetes modernaEn esta etapa el juanete ya ha asentado por completo su deformación. Lo que hace imposible que se corrija con la manipulación o presión.

El tipo de juanetes será evaluado y determinado por el médico en la consulta. Dependiendo del movimiento que permita el dedo ante la presión ejercida por el especialista, se determinará cuál es.

Mientras menos movilidad tenga el dedo más avanzada es su etapa.

Cuando se llega al tipo de juanete rígido, la única alternativa de corrección es la intervención quirúrgica. Ya que su etapa final es la conocida como dedo martillo, fase que requiere de una operación más compleja para el paciente.

Diagnóstico del juanete

El diagnóstico de un juanete se obtiene con el examen del pie mediante la exploración física.

Una radiografía también le permite al médico determinar la causa de su formación y nivel de gravedad.

Factores de riesgo

Los juanetes  podrían resultar un riesgo para el pie de los pacientes cuando:

Usar tacones altos

El calzado de tacón alto hace que el pie se mantenga inclinado. Lo que presiona hacia la parte frontal del zapato. Esto ocasiona que los dedos sientan presión y estén apretados.

Usar zapatos apretados

Usar zapatos muy ajustados donde no calcen bien es otro factor que aumenta el riesgo al tener juanetes.

Cuando el zapato es angosto o puntiagudo aumenta las posibilidades de formar o agravar el juanete.

Padecen de artritis reumatoide

Una persona que padece de esta enfermedad inflamatoria puede ser más vulnerable que otras ante la formación de juanetes.

Otro familiar lo padece

Los juanetes también se deben a un defecto de estructura hereditario por lo que la herencia podría ser un factor de riesgo.

Posibles complicaciones

Cuando un juanete de tipo rígido no se corrige mediante una cirugía de juanetes, la deformación se queda permanentemente.

Y aunque es posible que no cause muchos problemas, en algunos casos podría presentar las siguientes complicaciones:

Bursitis

Este es un trastorno doloroso que se presenta cuando las bolsas rellenas de líquidos que amortiguan los huesos, tendones y músculos se inflaman.

Están situadas alrededor de las articulaciones en la base del dedo gordo del pie.

Dedo martillo

Con ella nos referimos a la deformación total del pie. Se presenta después de la evolución completa del juanete, cuando pierde por completo su flexibilidad.

Es una curva anormal de la articulación al lado del dedo gordo capaz de causar dolor y sensación de presión.

Metatarsalgia

Es la inflamación en la bola del pie que causa dolor. El metatarso. Es causado por la deformidad del pie o por usar calzados ajustados o muy grandes.

Cirugía de juanetes

La cirugía de juanetes se recomienda cuando la malformación no te permite cumplir con tus actividades diarias.

También en caso de que el dolor producido resulte insoportable, constante y no cede ante otros tratamientos.

Vale la pena destacar que en estos casos se utiliza anestesia local y además se aplica una breve sedación del paciente. Dicho procedimiento se efectúa con una guía ecográfica para tener más precisión.

Hay muchos procedimientos quirúrgicos para corregir la deformación del pie a causa de un juanete. Hoy en día destacan las cirugías poco invasivas del pie. Cada procedimiento puede durar alrededor de una hora, según el tipo.

Entre las opciones quirúrgicas y procedimientos que encontramos están:

  • La eliminación del tejido que se encuentra hinchado alrededor de la articulación del dedo gordo del pie.
  • Corrección del ángulo del hueso largo posterior del dedo gordo del pie.
  • Unión de los huesos de la articulación dañada de forma permanente para corregir la deformación.
  • Extracción de parte del metatarsiano (bola del pie). Este método se conoce como exostectomía o extirpación del juanete.
  • Osteotomía, lo que conste en cortar los huesos y moverlos en una posición recta o normal.
  • Implantación de toda o una parte de la articulación artificial del dedo.

Recuperación y cuidados posteriores a la cirugía

cirujano de juanetesEs posible que después de la cirugía puedas caminar con normalidad. No obstante, la recuperación total tarda entre 6 meses o 1 año.

Esto se estima según la cantidad de tejido blando o hueso afectado por la deformación. Así, el tiempo para recuperar un estado de vida normal se ve condicionado por ambas circunstancias.

Cuanto más grave sean los efectos de la cirugía el paciente tardará más tiempo en recuperarse por completo. Por ello se recomienda no esperar tanto para eliminar el juanete.

Si el problema se soluciona a tiempo la recuperación será oportuna.

Para tener una correcta evolución postoperatoria debes:

  • Evitar que los puntos de sutura se mojen. Asegúrate de cubrir muy bien el pie al momento de tomar la ducha.
  • No retires los puntos de sutura por ti mismo. Y espera un tiempo prudente de 7 a 21 días para que tu médico lo haga.
  • Asegúrate de usar el calzado adecuado durante el tiempo de recuperación. Es posible que debas usar un yeso para proteger el dedo al menos por unas 3 semanas.
  • No debes cargar mucho peso tras la operación durante 2 meses aproximadamente. La idea es que el pie se mantenga firme mientras sana. Es posible que debas usar una bota o zapato especial hasta que sea el momento de volver a tu rutina normal.

¿Cómo evitar una reaparición del juanete? Es posible que te recomienden no usar zapatos angostos nuevamente. Consulta a tu médico sobre lo que debes esperar después de la cirugía.

Beneficios de la cirugía

La cirugía de juanetes ofrece mayores beneficios para tu salud. Por ejemplo:

  • Tendrás mejor facilidad al caminar una vez que se cumpla la recuperación total.
  • Podrás retomar tus actividades cotidianas con completa normalidad.
  • Encontrarás calzado que calce bien mucho más fácil.
  • Ya no sentirás dolor ni hinchazón en el pie.

Y uno de los más importantes: se observa un impacto positivo en el autoestima del paciente. Si antes sentía vergüenza de usar calzado abierto, ahora tendrá la libertad de hacerlo sin mostrar la deformidad del pie.

Riesgos y efectos secundarios

Como en toda cirugía, hay riesgos y efectos secundarios: sangrado, daño de nervios o infección. Muchos de estos dependen de tu estado de salud, la edad y los cuidados que tengas.

Lo irónico de la cirugía de juanetes es que los efectos secundarios pueden causar aún más molestias que antes de la intervención. Por esta razón hay quienes dudan de someterse a la operación y retrasan el tratamiento.

Algunas complicaciones quirúrgicas son:

  • Dolor ardiente y crónico.
  • Inflamación persistente en el pie.
  • Daño en el nervio.
  • Mala curación del hueso.
  • Rigidez.
  • Trombosis de la vena.
  • Infección.

Es posible que la cirugía de juanetes limite el movimiento del dedo. Y si no se cumple con las recomendaciones del médico, podrás tener dolor, ardor y el juanete puede volver aparecer.

Es importante que para evitar esto uses zapatos amplios. Todavía, después de la cirugía, es posible que el pie tenga una forma extraña o poco normal.

0/5 (0 Reviews)