Saltar al contenido

Cirugía de hernia inguinal

Quienes sufren de hernias en la ingle deben someterse a la cirugía de hernia inguinal. Se realiza mediante dos procedimientos, bien sea con laparoscopia o empleando el método tradicional. Esto con el fin de introducir el tejido abultado y reforzar la pared del abdomen.

Cirugía de hernia inguinal

¿Qué son las hernias?

Son tejidos que se desvían a través de la pared abdominal, provocando que el intestino o la grasa se salgan por esta zona. Puede darse en diferentes áreas del cuerpo por lo que se clasifican como:

  • Hernia umbilical,
  • Hernia femoral o hernia inguinal.

En el caso de las hernias inguinales, encontramos tres tipos:

Hernia inguinal indirecta

Este tipo de hernia es la que aparece en los pacientes jóvenes y niños. Pueden estar presentes desde el nacimiento. Con el paso del tiempo y con su evolución desciende hasta el escroto.

Hernia inguinal directa

Esta hernia es la que se forma en los hombres de edad media o avanzada. En algunos casos suele aparecer en ambos lados de la ingle.

Hernia crural

También conocida como hernia femoral, se trata de una hernia inguinal que afecta a las mujeres, sobre todo a las que se encuentran en una edad madura o avanzada.

Causas de las hernias

Por lo general, las hernias se producen en las zonas más débiles, entre ellas las regiones inguinal o umbilical. En algunos casos pueden formarse mediante las cicatrices de otras cirugías.

Pero uno de los mayores causantes de las hernias es la presión intra-abdominal. Es decir, cuando la persona excede esfuerzos físicos y estos impactan en la zona abdominal. Otros factores estrechamente relacionados con la aparición de hernias en las personas, son:

  • Antecedentes familiares,
  • El sobrepeso u obesidad,
  • Patologías respiratorias como la tos crónica.

Síntomas notorios de personas con hernias

síntomas de hernia inguinal

Los síntomas causados por la aparición de hernias no suelen ser muy notorios. Por lo general estas muestran pocos síntomas en la zona en la que aparecen.

Una persona con hernia puede notar que la tiene solo cuando está de pie o cuando realiza movimientos que hagan presión intra-abdominal, entre ellos la tos y el ejercicio.

Para algunos pacientes, los síntomas pueden resultar más molestos, ya que se asocian con el dolor.

La mayoría asegura que sienten mayor malestar al finalizar el día o las jornadas de trabajo o luego de la realización de esfuerzo físico.

El diagnóstico de una hernia se realiza mediante el reconocimiento físico, no es necesaria la realización de exámenes médicos u otro tipo de evaluación.

Factores de riesgos

Las hernias pueden resultar un riesgo para los pacientes cuando:

  1. La persona está embarazada.
  2. El paciente padece de obesidad.
  3. Ocasiona debilitamiento de los tejidos a causa de la edad.
  4. Hay esfuerzo intenso de los músculos abdominales. Ya sean causado por el ejercicio, trabajo forzado, estreñimiento frecuente, tos crónica.

Cirugía de hernia inguinal

Este tipo de cirugía no es nueva, ha estado como método de reparación de la salud  durante mucho tiempo, por lo que se han perfeccionado sus técnicas tradicionales y a su vez han surgido nuevas opciones y materiales.

Pero, entre todas estas técnicas, se encuentra un solo objetivo: proporcionar reparación adecuada de la hernia, procurando la menor incomodidad y rápida recuperación.

¿Cómo se realiza?

Para aplicar la cirugía de hernia inguinal hay dos opciones. Puede repararse mediante una cirugía abierta o a través de una laparoscopia. Es una operación que toma unos 30 o 45 minutos de intervención y que permite que el paciente se vaya a casa el mismo día.

Solo en caso de que el paciente presente algún síntoma posterior a la operación o viva solo, puede pasar la noche en el hospital.

Cirugía abierta

Este tipo de reparación de la hernia inguinal se realiza con anestesia local aplicada directamente en la zona de la columna vertebral.

Dicho método implica que el paciente se mantenga consciente durante todo el procedimiento, pero el área que será reparada se estará adormecida. El algunos casos, puede que el paciente sea anestesiado completamente.

Una vez que la anestesia local o general ha causado su efecto en el paciente, el cirujano realizará un corte o incisión de entre 6 a 8 cm de largo directamente sobre la hernia.

Siguientes pasos en la cirugía abierta

Posteriormente el tejido de grasa o intestino será expuesto en su abdomen por el cirujano para colocar una malla en la pared abdominal donde apareció la hernia. Esto se hace para fortalecer ese punto débil nuevamente.

Una vez que el cirujano haya completado este paso realizará la sutura con puntos para sellar por completo la reparación. Este tipo de sutura se disuelve sola con el transcurso de unas semanas posteriores a la operación.

Cuando se presenta el caso de hernia estrangulada o intestino afectado, debe eliminarse ese segmento y volver a unir los extremos sanos. En este caso, el paciente no podrá irse a casa el mismo día, sino que debe permanecer en el hospital por unos 5 días posteriores a la cirugía.

Cirugía laparoscópica

En este tipo de cirugía se aplica en el paciente la anestesia general para reparar la hernia inguinal. Esto quiere decir que el paciente estará dormido durante todo el proceso para que no sienta ningún dolor.

Mediante la operación laparoscópica, el médico cirujano realiza tres cortes pequeños en el abdomen. En vez de una incisión más grande como se haría en una operación de cirugía abierta.

Posterior a estas pequeñas incisiones, en una de ellas se introduce un tubo muy fino que contiene una cámara diminuta y una luz, lo que se llama Laparoscopio. Esto ofrece al cirujano una mejor visión del interior del abdomen.

A través de las otras dos incisiones el cirujano podrá insertar los instrumentos quirúrgicos con los cuales moverá la hernia nuevamente a su lugar.

Este tipo de cirugía inguinal puede realizarse de dos formas:

Transabdominal preperitoneal

Consiste en la introducción de los instrumentos quirúrgicos a través de la pared muscular del abdomen y el revestimiento que está sobre los órganos, es decir el peritoneo.

Posteriormente, se desprende un colgajo del peritoneo en la hernia y se coloca una pieza de malla en la zona que se encuentra débil en la pared abdominal, con la finalidad de fortalecerla de nuevo.

Extraperitoneal

Entre las cirugías laparoscópicas, esta es una de las más nuevas. La operación  de hernia consiste en la reparación sin ingresar a la cavidad peritoneal. Cuando la intervención se completa, las incisiones se sellan con suturas tradicionales o  con pegamento quirúrgico.

¿Qué tipo de malla es colocada sobre la hernia?

La malla que se coloca en la cirugía de una hernia es un material de prótesis no absorbible que se asemeja a una red. El propósito de este elemento en la operación es reforzar los músculos de la zona que se encuentra debilitada y por donde se encuentra la hernia. Es una malla que estará de por vida en esa aérea.

Actualmente hay mallas de diversos tipos de materiales y formas. Pero entre la más común se encuentran las mallas de polipropileno. Este tipo de prótesis han disminuido la tasa de recaída de los pacientes  operados de hernias inguinales a un 1-2% de un 11%. Por lo que en la mayoría de las cirugías de hernia inguinal se coloca esta malla.

Consideraciones previas a la cirugía

La preparación que debe tener un paciente con una hernia inguinal antes de someterse a la reparación en una cirugía, requiere de una evaluación exhaustiva por un cirujano, si es posible, que este tenga una especialización en cirugía pared abdominal.

Una vez que se haya realizado este primer contacto, el cirujano probablemente solicitará la realización estudios pre quirúrgicos. Entre ellos exámenes de laboratorio y evolución cardiológica. Esto con el objetivo de conocer qué tipo de abordaje o pautas pre operatorias se aplicarán en el caso.

Cuidados posteriores a las cirugía

Puntos de sutura

Una vez que haya finalizado la cirugía es muy probable que el paciente tenga un vendaje para proteger las incisiones de la suciedad. Es importante que le consulte a su médico sobre el tiempo prudente que debe permanecer la venda y las formas correctas de cambiarlas y limpiar la herida.

Si el paciente nota que hay sangrado en la sutura, no debe alarmarse, es algo común durante los primeros días. Así pues, es importante que consulte al médico sobre el consumo de antibióticos o  algunas soluciones que pueda aplicar para mantener la zona libre de bacterias.

El paciente no debe intentar retirar los puntos de sutura por sí mismo, es importante que esto se haga en una visita médica. En caso de que haya puntos internos, estos se disolverán solos con el tiempo.

Dieta postoperatoria

Algunos medicamentos como los analgésicos pueden ocasionar que el paciente dado de alta tenga estreñimiento. Este efecto puede se contrarresta con una dieta especial posterior a la cirugía. Alimentos ricos en fibra y una buena hidratación ayudarán a mantener el buen funcionamiento de los intestinos.

Herida sana

A pesar de que la reparación de una hernia inguinal puede tomar solo un día de recuperación en el hospital, esto no quiere decir que el paciente está listo para volver a su rutina el día siguiente. Debe tomar el tiempo para que la herida de la cirugía sane correctamente. Reanudar sus actividades cotidianas solo es posible un par de semanas después.

Control médico

cuidados de la hernia inguinalNo se recomienda abandonar al médico una vez que haya realizado la cirugía. Es importante asistir a los controles posteriores a la operación con su médico. Es posible que la primera visita deba hacerse luego de dos semanas.

¿Cuándo llamar al médico?

  • Haya dolor e inflamación poco tolerable.
  • Sangrado o fuerte secreción en la incisión.
  • Problemas para respirar.
  • Fiebre mayor de los 38.3°C.
  • Enrojecimiento en la piel cercana a la incisión.
  • Dificultad en la micción. Esto puede ser causado por un problema de la próstata (en hombres)
  • Dolor e inflamación en los testículos.

¿Se puede evitar la formación de hernias?

La aparición de hernias puede darse incluso desde el nacimiento. Y es con mayor frecuencia más común en hombres que en mujeres. La manera de prevenir su aparición es:

  • Realizar técnicas correctas para el levantamiento de peso.
  • Mantener un peso saludable, evitando el sobrepeso.
  • Teniendo un dieta alta en fibra y buen hidratación para evitar el estreñimiento.
  • No aguantar las ganas de ir al baño.
  • Hacer ejercicio regularmente.
0/5 (0 Reviews)